Blogs

miércoles, 3 de enero de 2018

Correccional de Menores


Este correccional (lo que viene a ser una cárcel de menores) abandonado desde el año 2006 tenía plazas para hasta cuarenta internos.
Se trata de un edificio bastante grande de tres plantas y un torreón.
El edificio estaba lejos de estar en buen estado y no conservaba mobiliario, pero a pesar de los destrozos y pintadas aún seguía conservando zonas algo decentes y parte de su esencia original.  A parte de ser un lugar grande, es bastante interesante para visitar y me gustó más de lo que esperaba.
La visita no fue exactamente tranquila, ya que todo el tiempo se escuchaban ruidos (provocados mayormente por el viento) por todos lados y daba la impresión de que había alguien.


La planta baja estaba formada por varios claustros con patios interiores y espacios compartidos para los internos.
Recuerdo que cuando nos disponíamos a salir mi compañero y yo, dimos varias vueltas de más por los claustros, ya que al ser todo tan parecido y laberíntico no encontrábamos la parte por la que habíamos accedido.





El vestíbulo principal parecía quemado, aunque esta primera impresión del interior no prometía demasiado, posteriormente el lugar fue sumando puntos.


El bar /cantina


Posiblemente esto fuese el comedor


Cocina


Gimnasio





Patio con pista deportiva





Pasillo de habitaciones















Piscina




Aulas








Otro patio con pista deportiva mucho más grande


En las plantas superiores se encontraban más pasillos de habitaciones y las zonas de celdas






Baños y duchas








Estas habitaciones tenían puertas de madera y armarios,  eran lo más parecido a habitaciones "normales"




Pero éstas eran celdas, con cristales especiales de seguridad, puertas de metal y camas de cemento 




Casi todas las celdas eran individuales, pero también había algunas dobles













Balcón superior del gimnasio






Esta zona de la tercera planta que viene a continuación era bastante diferente al resto y es la que tenía mayor nivel de seguridad, por lo que en esta parte estarían los internos más conflictivos del centro.



A diferencia del resto de pasillos de celdas, en éstos había portones de metal correderos mucho más gruesos y resistentes que los del resto de celdas.

Aunque ya comenté que escuchamos bastantes ruidos en general, en este pasillo mi compañero y yo nos quedamos parados un rato porque oímos unos golpes muy fuertes que no nos parecieron normales y provenían del interior de una de las celdas aún cerradas, parecía como si alguien golpease el portón desde dentro.
Aunque fuese descabellado y surrealista pensar que hubiese algún ser humano encerrado allí dentro, llegamos a pensar que podía tratarse tal vez de un animal que alguien hubiese encerrado allí (no sería lo más raro que he visto y en esta clase de lugares nunca se sabe lo que puedes encontrar...).
Dimos una voz pero nadie contestó y decidimos acercarnos poco a poco a la celda cerrada de la cual provenían los golpes...




Usamos el cerrojo para abrir la ranura desde la cual se podía ver el interior de la celda pero no había nada dentro, los golpes habían sido provocados por el mismo viento, así que nos quedamos un poco más tranquilos y continuamos.



















Más pasillos de celdas






Detalle del interfono










Por último el torreón, desconozco para que se usaría (posiblemente para nada)